El borrador de ley del ministro Cañete (2/3)

Osborne y Cañete.  Relación, causa y efectos.

Osborne y Cañete. Relación, causa y efectos.

Pues hombre, pruebas no tengo (ni yo ni nadie ;)) sobre cuál es el interés de Cañete en sacar adelante una ley que no quiere Extremadura, Castilla León ni Andalucia.
Que tampoco quiere Guijuelo, ni los ganaderos de cerdo ibérico, ni ASICI (representación de todos los profesionales: ganaderos, productores, asociaciones, etc.) ni IBERAICE (representante patronal de industrias productoras de ibérico), ni ANICE (homólogo nacional de carne) ni ninguna de las asociaciones que tengan remotamente algo que ver.
Los que no quieren esta “ley Cañete” son todos profesionales. Vale pero, ¿y los consumidores?

El consumidor no va a salir precisamente beneficiado, al contrario. (Luego lo explico, y es algo muy evidente).

¿Entonces?
¿…?

Miremos a quien beneficia, y es el unico interesado; el que puede mover a este representante de todos los españoles, ministro elegido para el buen gobierno.

El gran beneficiado por esta “Ley Cañete” son dos grupos empresariales que desde hace años han ido perdiendo clientes, cuota de mercado y nombre. Se trata de Sanchez Romero Carvajal (5J), y Jamones Domecq otrora firmas insignes en el mundo del ibérico y que en la actualidad deambulan en el mercado viviendo aún de la rica herencia, sinónimo de calidad que anteriormente hicieran estas firmas.

Sanchez Romero Carvajal, pertenece desde 1983 como digo a un holding empresarial, el grupo OSBORNE, intimamente relacionados con el señor Ministro.

Jamones Domecq, directamente pertenece a su cuñado.

Resulta que los intereses particulares de Cañete y familia ya han salido a colación en otros temas, http://miraloqueestanhaciendo.wordpress.com/2012/09/14/el-ministro-de-medio-ambiente-tendra-que-explicar-sus-nexos-con-las-gasolineras-flotantes/

http://genteconconciencia.es/blog/?p=6775

pero el que yo cito es especialmente sangrante por claro y meridiano.

Siempre Cañete, siempre leyes a todas luces perjudiciales para todos menos para…OSBORNE y Domecq.

Decía Tito Livio que “La casualidad es un maestro para los insensatos”, y siendo su cuñado Miguel Domecq Solís, me gustaría pensar en el buen gobierno y la falta de interes en promover los negocios familiares, pero los hechos son tozudos.

The Osborne

Doña Micaela Domecq y su marido, por orden de importancia.

Aparte de su cuñado, sus amigos propietarios de la firma Sanchez Romero Carvajal son los únicos beneficiarios de esta ley hecha a su medida y bajo su dictado.

Todo lo argumentado hasta ahora por parte del gobierno para este cambio legislativo se ciñe a un criterio subjetivo acerca de la utilización de un cruce de cerdo ibérico que, CASUALMENTE es el que utiliza esta firma prácticamente en exclusiva, y que supone menos de un 4 % del total del mercado nacional según los datos del propio ministerio durante el ejercicio pasado.

Esto se traduce en que los demás deberíamos según la ley Cañete hacer una raza, un manejo, y un producto tal y como lo hace esta firma, esa misma que lleva años bajando su apreciación de calidad por parte de los clientes y su cuota de mercado.

Si sus clientes no ha apreciado las bondades de ese producto, sino más bien al contrario, si las asociaciones de todo tipo de profesionales estamos en contra, si el conjunto del mercado se ha desarrollado en base a hacer bien las cosas y es un sector dinámico y que funciona, ¿Cuál piensas tu que será la razón de esta ley?

Anuncios

El borrador de ley del ministro Cañete. (1/3)

Cañete posando con lo que cree que es jamón ibérico

Y digo del ministro Cañete porque es únicamente él quien está interesado y ve las ventajas de este proyecto que ya está en una fase legal muy avanzada y que por tanto tiene visos de que cuando se publique como norma en el BOE quede tal y como se recoge en el borrador publicado estos días.

Los precedentes hasta hoy para ponernos en situación:

La existencia de una ley anterior a la cual viene a sustituir esta, tenía un grave defecto reconocido por todas las partes implicadas: NO SE CUMPLIA.
Así, lo primero que habría que haber hecho, es delimitar los defectos a este escaso cumplimiento.

No es que hubiera defectos legislativos claros o que el texto de esa ley no recogiera las demandas de las diferentes partes profesionales (ganaderos, productores, comercializadores, etc.)

Vuelvo a repetir que todos estábamos de acuerdo con esa anterior ley, y todos veíamos que fallaba el cumplimiento, pues no se conocen sanciones a las certificadoras, (en realidad no se sabe de sanciones a nadie) que son precisamente los culpables de todo este caos.

Una norma que debería haber velado a favor del consumidor, y que desde el principio se vio necesaria para regularizar nuestro sector, ha servido para comprobar que durante estos años lo que ha provocado es que se ha “legalizado el fraude”:
Cerdos sin la edad mínima (ni por asomo), sin el peso reglamentario, (ni por asomo), cuyo porcentaje de sangre ibérica es ridículo (por debajo del 25%), procedentes de granjas intensivas de zonas sin tradición alguna de cría y engorde de cerdo ibérico y que se han sacrificado por cientos de miles, inundando el mercado y confundiendo al consumidor de productos con etiqueta de ibérico sin cumplir realmente la ley, pero con todos los mandatos legales emitidos por las certificadoras.
Esos animales han sido certificados, siendo legalizados por estas entidades habilitadas por el ministerio.
Todo legal, todo certificado.
Todo MENTIRA.

Sin embargo, este problema que todos los profesionales sufrimos se ceñía exclusivamente al cumplimiento por parte de las entidades certificadoras de sus funciones, y vuelvo a repetir que no a que la ley estuviese mal redactada.

Durante los últimos años, se ha venido negando esta situación desde el ministerio, supongo que para hacer de Poncio Pilatos y lavarse las manos, puesto que se favorecía la entrada en el sector a empresas con mucho poder político y económico (mire en su supermercado y verá a quienes me refiero) hasta que desde los sectores ganadero y productor tradicionales se pidió que se actuara.

Después de mucho tiempo, se logró este año un consenso en la interprofesional, ASICI que era el requisito único e imprescindible para hacer un cambio normativo.

Cual fue la sorpresa en todo el sector, cuando el ministro Cañete, ninguneó a ASICI, es decir a TODO el sector, no dando por bueno ese consenso que ha costado años conseguir.

¿Cual puede ser la razón? A ver. Déjame pensar… Dímelo tu Cañete, porque yo no lo sé.

¿…O si?