El borrador de ley del ministro Cañete. (1/3)

Cañete posando con lo que cree que es jamón ibérico

Y digo del ministro Cañete porque es únicamente él quien está interesado y ve las ventajas de este proyecto que ya está en una fase legal muy avanzada y que por tanto tiene visos de que cuando se publique como norma en el BOE quede tal y como se recoge en el borrador publicado estos días.

Los precedentes hasta hoy para ponernos en situación:

La existencia de una ley anterior a la cual viene a sustituir esta, tenía un grave defecto reconocido por todas las partes implicadas: NO SE CUMPLIA.
Así, lo primero que habría que haber hecho, es delimitar los defectos a este escaso cumplimiento.

No es que hubiera defectos legislativos claros o que el texto de esa ley no recogiera las demandas de las diferentes partes profesionales (ganaderos, productores, comercializadores, etc.)

Vuelvo a repetir que todos estábamos de acuerdo con esa anterior ley, y todos veíamos que fallaba el cumplimiento, pues no se conocen sanciones a las certificadoras, (en realidad no se sabe de sanciones a nadie) que son precisamente los culpables de todo este caos.

Una norma que debería haber velado a favor del consumidor, y que desde el principio se vio necesaria para regularizar nuestro sector, ha servido para comprobar que durante estos años lo que ha provocado es que se ha “legalizado el fraude”:
Cerdos sin la edad mínima (ni por asomo), sin el peso reglamentario, (ni por asomo), cuyo porcentaje de sangre ibérica es ridículo (por debajo del 25%), procedentes de granjas intensivas de zonas sin tradición alguna de cría y engorde de cerdo ibérico y que se han sacrificado por cientos de miles, inundando el mercado y confundiendo al consumidor de productos con etiqueta de ibérico sin cumplir realmente la ley, pero con todos los mandatos legales emitidos por las certificadoras.
Esos animales han sido certificados, siendo legalizados por estas entidades habilitadas por el ministerio.
Todo legal, todo certificado.
Todo MENTIRA.

Sin embargo, este problema que todos los profesionales sufrimos se ceñía exclusivamente al cumplimiento por parte de las entidades certificadoras de sus funciones, y vuelvo a repetir que no a que la ley estuviese mal redactada.

Durante los últimos años, se ha venido negando esta situación desde el ministerio, supongo que para hacer de Poncio Pilatos y lavarse las manos, puesto que se favorecía la entrada en el sector a empresas con mucho poder político y económico (mire en su supermercado y verá a quienes me refiero) hasta que desde los sectores ganadero y productor tradicionales se pidió que se actuara.

Después de mucho tiempo, se logró este año un consenso en la interprofesional, ASICI que era el requisito único e imprescindible para hacer un cambio normativo.

Cual fue la sorpresa en todo el sector, cuando el ministro Cañete, ninguneó a ASICI, es decir a TODO el sector, no dando por bueno ese consenso que ha costado años conseguir.

¿Cual puede ser la razón? A ver. Déjame pensar… Dímelo tu Cañete, porque yo no lo sé.

¿…O si?

Anuncios

1 comentario

  1. […] […]


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s