¿Por qué unos jamones están más negros que otros?

Pues aquí está básicamente la explicación:

Anuncios

La Denominación de Origen. La nuestra. La mia.

Logo D.O. "Guijuelo" PATABRAVA

– Hemos recibido la carta de la reunión en Junta Ordinaria de los socios de la D.O.C. Guijuelo. Para este jueves, día 27.

Es un orgullo el hecho de pertenecer a la misma, por estar en ella desde su fundación. Sin embargo cada vez me da más pena esta entidad, por la gestión que se viene realizando desde la directiva de la misma.  Son ya demasiadas las veces que hemos presentado quejas directas tanto en anteriores reuniones como en la sede de la D.O. haciéndose caso omiso a propuestas que incluso han sido aprobadas por mayoria en el pleno ordinario. Nunca se facilitan las actas, supongo que así no no les podremos dar problemas en el futuro…

Repito que se ha llegado al punto de no acatar aquellas ordenes que se aprueban por mayoría, en votación, por los socios en los plenos ordinarios.

Denuncio personalmente del ocultismo y la dejadez, por no exponer aquí “otras sospechas”, por hechos que se vienen repitiendo sobre todo en los últimos años,  que han provocado que el número de socios vaya disminuyendo, y que el interés por las demás empresas guijuelenses en cumplir los requisitos e inscribirse haya decrecido también de manera alarmante.

Esta institución, la primera denominación de origen de jamón ibérico tanto por antigüedad, número de piezas certificadas, y por su otrora búsqueda de la excelencia, lleva anquilosada ya demasiados años en una idea de trabajo que no es real. Sólo la directiva se cree que seguimos siendo el ombligo del mundo y que esta D.O. es donde se miran las demás empresas y entidades para obrar en consecuencia…

Nada de eso ocurre en realidad. El prestigio (que objetivamente sigue teniendo) actual es fruto de dos vias: la herencia que había y que tanto costó forjar y los esfuerzos denodados de cada empresa por su cuenta, tanto en marketing, calidad, etc.

Como ejemplo de ocultación de datos: ni siquiera se nos presentan cuentas a los socios. Unos socios que abonamos cada año una cuota mínima de 10.000 € (diez mil euros) y a los que no se nos presentan resultados, no sabemos si hay resultado positivo o negativo, en qué se emplea el dinero, cúanto cobra cada asalariado o si tenemos acreedores y deudores, quién audita las cuentas o simplemente si están auditadas.

Respecto a la calidad, todo se ha ceñido a una apuesta por la analítica de índice isotópico en las analíticas de los cerdos ibéricos de bellota. No entraré a valorar la veracidad de este método, pero si que tengo claro que el principal problema de estos últimos años no está en la bellota. Son los cochinos de cebo que incumplen toda ley, lógica o mínimo de calidad los que están arruinando el nombre de Guijuelo, y la denominación de origen, que debería ser el garante de cuidarlo, ha permanecido totalmente ajena a este hecho. Sólo durante esta última campaña 2011/2012 y tras la petición reiterada de uno de los socios (concretamente yo) se aprobó la operativa de que acudan técnicos de la D.O. a los mataderos en cada sacrificio para realizar la comprobación de los pesos de las canales de cerdos de cebo. Esto indica a las claras la dejadez y la poca visión que se ha tenido con los problemas reales.

Sin embargo, en mi opinión, y es algo que también he denunciado en cada ocasión que he tenido, lo peor que tiene la D.O. Guijuelo es la poca defensa legal que se ha hecho de ella. Indica mucha falta de atención y yo diría  hasta de amor propio o por la D.O., pero los hechos refuerzan mi teoria. Todos los días vemos infinidad de agresiones al simbolo de la D.O., empezando por empresas guijuelenses que NO pertenecen a la denominación y que tienen los mismos símbolos y marketing que cualquiera de nosotros…y si cabe incluso mejor. Precintos “parecidos” a los que tanto esfuerzo cuesta conseguir se ven por todas partes, piezas con el precinto y la vitola correctos a los que se cambia la etiqueta por empresas comercializadoras de Granada, Madrid o cualquier parte, y que son con los que el consumidor final asocia ese jamón D.O. “Guijuelo”…

En fin, podría poner mil ejemplos, pero la cuestión que me procupa es esta:

0 denuncias, 0 multas.

Nuestro presidente, Daniel Rubio, es experto en Consumo. Sabe lo mismo de jamones ibéricos que yo de zapatos, pero es EXPERTO EN CONSUMO. Me consta que está “bien relacionado” por sus anteriores cargos. Sin embargo durante la presidencia de este experto en consumo:

0 denuncias, 0 multas.

Si analizamos una comparación entre una empresa que esté adscrita a la D.O. y otra que NO lo esté, tenemos este resultado:

-Las dos ponen toda la misma simbologia de la D.O. Guijuelo en cada producto, furgones y camiones, tiendas, etiquetas, etc.

-Las dos afirman de la misma manera pertenecer a Guijuelo.

-Las dos marcan sus piezas con precintos lo “suficientemente parecidos” como para que se confundan.

-Las dos aprovechan el marketing y publicidad en el que invierte todos los años la D.O. Guijuelo, pues este se nombre, “Guijuelo” es al final lo que suena al consumidor. (Cuando me refiero a marketing, ruego por favor no tengan en cuenta la página web de la D.O. Guijuelo…)

Sin embargo,

-Una paga todos los años 10.000 € como mínimo y la otra paga 0 €.

-Una cumple todos los requisitos que exige la D.O. y la otra NO.

-Una puede recibir sanciones por parte de la D.O. y la otra NO.

¿Qué se provoca con esto?. Pues que cualquier empresa que está hoy en dia inscrita en la D.O. y se plantee lo que acabo de enunciar, se salga. Y los que están fuera de ella aquí en Guijuelo, obviamente, no tienen ninguna motivación para entrar y pertenecer a la misma.

Hoy, no hay ningún motivo (salvo el romántico, y la esperanza de que todo esto cambie en el futuro próximo) para pertenecer a la D.O. Hay “barra libre” para todo aquel que no pertenezca a la misma y desee poner cuanta publicidad errónea, engañosa o sibilina quiera. Ya saben el resultado:

0 denuncias, 0 multas.

Decía más arriba que no se acatan las ordenes aprobadas por los socios en los plenos, y como manifestación de este hecho está el encargo de un informe de campo para DENUNCIAR a quienes se han venido aprovechando de la denominación de origen; se aprobó en pleno que se debía DENUNCIAR y se explicitó reiteradamente este punto.

Sin embargo, en lugar de esto, se mandó elaborar un informe, si, pero aún no se sabe con qué resultados ni para qué. Y no se sabe porque después de medio año, y tras pedirlo en la sede en reiteradas ocasiones, aún no se ha facilitado ni se han dignado en decidir si “un simple socio” podrá tener acceso al mismo. Lo que si se nos comunicó es que no se había denunciado a nadie. Y también que lo han elaborado profesionales abogados expertos en consumo.

Se contratan abogados… ¡¡para que no denuncien…!!

Han viajado por toda España de punto de venta en punto de venta, elaborando un estudio de mercado que hemos pagado todos los socios, pero al que sólo tienen acceso desde la directiva. Pensando mal, veo que con este informe, saben dónde vendo yo, mis clientes, y los de todos los socios. Y encima lo he pagado yo. Y los demás socios. Sin que sepamos  el coste del ¿inútil? estudio a pesar de haber solicitado esta información en la sede.